Atención integral a las adicciones

El objetivo de la ENA 2017-2024 Archivo pdf.  Se abrirá en una ventana nueva. , como en anteriores estrategias, es garantizar una asistencia de calidad y adaptada a sus necesidades, a todas aquellas personas directa o indirectamente afectadas por una conducta adictiva; normalizando la asistencia en base a la evidencia científica mediante la elaboración de protocolos, guías y catálogos de intervenciones.

 

OBJETIVOS ESTRATÉGICOS

  • 10.2.1.Garantizar una atención integral de calidad mediante:
    • 10.2.1.1. La coordinación de la red de tratamiento a las adicciones con el resto del sistema socio-sanitario.
    • 10.2.1.2. Mejora del tratamiento y seguimiento en los servicios sanitarios y sociales de las personas con adicciones, cronificadas y de aquellas de mayor edad.
    • 10.2.1.3. Integración en los planes de salud comunitaria del abordaje de las adicciones.
    • 10.2.1.4. Evaluación de todas las actuaciones.
  • 10.2.2.Consolidar la incorporación a la red asistencial de la atención a las nuevas adicciones (con y sin sustancia).
  • 10.2.3.Fomentar la atención integral mediante itinerarios personalizados para las características de cada paciente (crónicos, patología dual, usuarios sin hogar, entre otros).
    • 10.2.3.1. Diseñar protocolos de actuación con otras instituciones, organizaciones, recursos, que desarrollen actuaciones dirigidas a población vulnerable para realizar una atención integral y facilitar el acceso a los recursos.
    • 10.2.3.2. Implementar recursos y programas para la intervención en Patología Dual.
  • 10.2.4.Garantizar la calidad y el ajuste a la evidencia de todas las actuaciones.
  • 10.2.5. Incluir la perspectiva de género en todos los niveles del proceso asistencial.
    • 10.2.5.1. Fomentar la atención integral incorporando los condicionantes de género dentro de los análisis que explican el consumo y abuso de drogas y otras adicciones, así como las consecuencias de esos condicionantes en las mujeres y hombres con consumo problemático en el caso de las mujeres (consumos poco visibles, mayor estigma y culpa y menores apoyos y comprensión, mayor juicio reforzado por la idea de que sean madres y las consecuencias para los hijos/as. Es necesario tener en cuenta las responsabilidades familiares (siendo un hecho que éstas recaen de forma abrumadoramente mayoritaria sobre la mujer) como posible dificultad en el acceso a la red asistencial y en el proceso de rehabilitación e inserción social. En el caso de los hombres, existe mayor justificación de actitudes violentas, así como más aprecio de valores asociados a la masculinidad que refuerzan el consumo y las actitudes de riesgo.
    • 10.2.5.2. Promover los tratamientos centrados en las mujeres y sus consumos, en base a intervenciones integrales que, en el caso de los psicofármacos, contemplen los aspectos ligados a la prescripción por parte del sistema sanitario, desarrollando alternativas de tratamiento no farmacológico.
    • 10.2.5.3. Fomentar la atención integral y coordinación de recursos a las mujeres que sufren violencia de género, sus hijas e hijos, para evitar la victimización institucional.

 

Portal de la Transparencia