MENORES SIN ALCOHOL

MENORES SIN ALCOHOL. Educar, informar, prevenir
MENORES SIN ALCOHOL. Educar, informar, prevenir
MENORES SIN ALCOHOL. Educar, informar, prevenir
MENORES SIN ALCOHOL. Educar, informar, prevenir

EDUCAR, INFORMAR, PREVENIR

#MenoresSinAlcohol

Las amistades y el entorno son muy importantes en la adolescencia: familia, profesorado, amigos…. ¿Cómo hacerlo?

  • Teniendo una posición clara ante el alcohol:
    • Entre los adolescentes no se puede hablar de consumo responsable: la única conducta responsable es no beber. A este respecto, el ejemplo es lo más preventivo.
  • Estableciendo normas y límites en consonancia con lo anterior,
    • Muchos estudios científicos han comprobado que los hijos de las familias que no han establecido normas contrarias al uso de alcohol, tienen mayor riesgo de consumirlas que los hijos de las familias dónde tales normas existen y son claras para todo el mundo.
    • La primera norma es la prohibición expresa de beber. La venta y compra de alcohol por menores está prohibida. En todo el mundo occidental la ley prohíbe a los menores beber porque se sabe el daño que el alcohol produce en el organismo adolescente y en su maduración. 
    • La hora de regreso y el manejo de dinero cuando salen con sus amigos, están muy relacionados con el consumo. Poner límites en estos dos aspectos protegerán a nuestros hijos e hijas.
  • Controlando la venta y la promoción de alcohol a menores
    • Alcohol es la sustancia psicoactiva considerada como más fácil de obtener por los jóvenes
    • Gráfico fácil de obtener
  • Apoyando leyes que protejan a los menores.
  • Manteniendo los vínculos afectivos con los hijos:
    • Pasar tiempo con nuestros hijos, hablar con ellos, escucharles, prestarles atención y darles apoyo y cariño hará que nuestra capacidad de influencia sea mayor.
  • Fomentando que participen en actividades positivas de tiempo libre:
    • Hay que propiciar que nuestros hijos e hijas participen en actividades positivas, seleccionando aquellas que les gusten y les interesen, y que complementen su formación como personas.
  • Teniendo una buena información:
    • Acudiendo a fuentes fiables y expertas: los profesionales sanitarios (pediatra, médico de familia, profesionales de prevención en tu municipio…)
    • Cuando nuestros hijos e hijas nos pregunten, o surja el tema espontáneamente, hay que darles información veraz y objetiva  evitando dramatización y exageraciones, ya que si no, perderemos su confianza
  • Dándoles pautas de conducta cuando les ofrezcan alcohol:
    • La mayoría de los adolescentes empiezan a beber porque algún amigo se lo ofrece y se sienten presionados por el grupo: no quieren ser distintos y quieren sentirse integrados. Desde pequeños hay que enseñarles a decir NO y a defenderse de las presiones.
  • Participando en actividades preventivas.
    • En muchos centros escolares se organizan programas de prevención que ayudaran en la educación en general y en concreto en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas. Participa en ellos o pide en tu centro educativo que se realicen si no se hace ya.
Portal de la Transparencia